Nuestra comunidad educativa


1. Este modelo de educación cristiana y vicenciana exige que el Centro sea una auténtica Comunidad Educativa. El conjunto de personas y estamentos que la forman se integran armónicamente, a través de una participación y de una acción educativa coherente.

Formar parte de esta Comunidad Educativa compromete a:


· Compartir y aportar, con espíritu de servicio, nuestra competencia y habilidades.

· Esforzarse por construir una comunidad viva en la que todos busquemos el bien de los demás. La Entidad Titular establece y da continuidad a los principios que definen el tipo de educación de nuestra escuela, así como los criterios de actuación que los garanticen; para ello, anima la acción educativa global del Centro y estimula la creación de un clima participativo que haga posible la corresponsabilidad.

· Los Alumnos son los protagonistas de su formación, intervienen activamente en la vida del Centro según las exigencias propias de la edad, y asumen responsabilidades proporcionadas a su capacidad.

· Los Profesores juegan un papel decisivo en la escuela; como educadores, su labor formativa va más allá de la transmisión de conocimientos. Están directamente implicados en la preparación, realización, y evaluación del Proyecto Educativo. Dan a su labor formativa el sentido y la coherencia que exige el Carácter Propio del Centro.

· Los Padres, principales responsables de la educación de sus hijos, participan activamente en la vida del Centro y le prestan su apoyo, sobre todo, a través de la Asociación de Padres de Alumnos.

2. La relación constante entre Padres, Tutores, Profesores y Dirección del Centro da fecundidad y coherencia a la acción educativa, y contribuye a conseguir un buen nivel en la formación integral de los alumnos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR